Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Channel Catalog


Channel Description:

Por Laube

older | 1 | (Page 2) | 3 | 4 | .... | 7 | newer

    0 0

    A menudo, se me ve por la casa con una pila de libros entre los brazos, amontonados como un castillo de naipes o unos legos mal montados. Haciendo malabares me desplazo de una habitación a otra de la casa; libros para un lado, libros para otro lado. Sin embargo, hay uno que últimamente siempre está en mi dormitorio, preparado para endulzarme el sueño.
    Culinaria Italia es uno de esos libros que te enamoran desde la portada. La primera vez que lo vi en la estantería de unos grandes almacenes fue love at first sight. Un flechazo. Tuve que ir a tocarlo, a manosear sus páginas, a oler el aroma a papel impreso. Una preciosidad llena de fotografías muy atractivas y muchísima información. No obstante, lo coloqué nuevamente en su estantería, rezando para que nadie más se prendase de él, como yo, y me lo arrebatase irremediablemente. No era el momento. Debíamos seguir separados.

    Días después, Marc, consciente de ese deseo, me invitó a darnos una vuelta por la sección más tentadora de los mismos grandes almacenes: la librería. Y, como no, lo hallamos en la misma estantería, galán y coqueto. Parecía que nadie se hubiera atrevido a tocarlo siquiera. ¿Temor, quizás, de caer en la tentación? En cualquier caso, ambos supimos que estábamos predestinados a estar juntos. Y, feliz, se vino a vivir con nosotros y aquí sigue, ora bajo los cojines y almohadones, ora sobre la cama o en mi regazo. 
    Culinaria Italia no es un libro de recetas. Es gastronomía italiana exuberante y deliciosa. En sus páginas bailan los cientos de productos maravillosos de las distintas veinte regiones de ese país tan cercano, tan ángel y tan demonio al mismo tiempo. Italia es suprema en su gastronomía, en su materia prima, en sus productos elaborados y en esos platos que van mucho más allá de la pasta y la pizza. Desde el Piamonte hasta Calabria, pasando por la Toscana, Lazio o Sicilia. Este libro nos regala información fascinante sobre lo que comen a diario los italianos, recetas de la Italia más desconocida, cuáles son sus joyas culinarias o, por ejemplo, cómo se hace la mozzarella. Es muy entretenido saber el origen de los alimentos y el por qué de sus denominaciones, así como la diferencia gastronómicas entre las regiones del norte y del centro y sur de Italia. El jamón de Parma, la pizza romana, la adoración por el pomodoro (tomate), sus vinos y cervezas, sus crujientes panes, sus quesos picarones y, como no, sus insuperables expresos. 

    Si te gusta la buena gastronomía y leer sobre ella, saber sus detalles, sus curiosidades, no debes perderte este libro. Culinaria Italia te enganchará desde el principio.

    Por cierto, por si alguien se lo esta preguntando... Recomiendo este libro porque me encanta y porque quería compartirlo con ustedes. La editorial no sabe ni quién soy, ni creo que lo vaya a saber nunca.


    0 0
  • 03/01/13--15:16: Pan de moño con cerveza
  • Después de veinte años, hemos dejado de ser clientes de Canal Plus España. Teníamos tanta ilusión en el mes de diciembre, cuando contratamos el Iplus, con el que íbamos a poder ver la televisión con una calidad muchísimo mayor, que confiamos en una empresa de la que habíamos sido clientes durante tantos y tantos años. Y Canal Plus España nos engañó. Nos ofrecieron unos servicios a un precio y van y nos cobran el doble. Reclamaciones y cabezazos contra las paredes. No han servido de nada. Finalmente, por dignidad, hemos decidido darnos de baja y, evidentemente, no hemos pagado lo que ellos pretendían. Así pues, volveremos a leer mucho más y tendremos más tiempo para mirarnos como tortolitos. No hay mal que por bien no venga. Y, como decía mi abuela, las penas con pan son menos penas.

    - Es un pan ideal para comer en forma de rebanadas, con queso y embutidos en general. Estupendo para un pan con aceite, ajo, tomate y sal. Ni les cuento cómo está con unas ruedas generosas de sobrasada de Menorca o de butifarró blanc.
    - Se trata de un pan rústico; un pan de pueblo. De miga consistente, con alvéolos pequeños; con aroma a pan "de antes", sin refinamientos. Su corteza tiene un ligero aroma a ahumado. Al día siguiente está, para mí, en su mejor punto.

    0 0
  • 03/04/13--15:29: Guiso de ternera especiado
  • Despeluzadita estoy. La borrasca que está azotando las Islas Canarias estos días, por suerte, no ha causado demasiados daños, salvo alguna que otra maceta rota, cristales por el suelo, palmeras desmochadas, contenedores de residuos volteados. Incluso algunos coches se "descolocaron" un poquito en algún barco de transporte de pasajeros y vehículos. Tendrían ganas de juerga los muy bandidos. La cuestión es que algunos pasajeros metieron sus coches nuevecitos en uno de los barcos que une las Islas y, cuando los recogieron, estaban un poquito "plegaditos". Nada. Nada que no arregle un buen taller de chapa y pintura. Lo malo fue la retahíla de vómitos de los pasajeros del barco, que echaron hasta la primera papilla. Menudo olorcillo tendría que haber en el barco. Como para que provocar un trauma de esos de diván y terapeuta con moño, gafas de pasta con cadenilla dorada. "Y dice Vd. que se siente mareada al escuchar la palabra barco..." En fin... Pobrecillos. Y yo sacando punta al tema. ¡Menos mal que no se comieron este guiso antes de subir al barco!

    Este guiso, como casi todos, admite prepararse en olla a presión o al modo tradicional. Que cada cual elija el que más se acople a su gusto personal. Yo soy mucho de olla a presión. Prefiero emplear mi tiempo libre en otros menesteres más ociosos y, sobre todo, prefiero no dejarme mis ingresos en la factura de la electricidad que, además, no hace más que subir y subir. ¡Y encima colaboro en menos emisiones contaminantes al medio ambiente! Esto me interesa mucho. 

    En cualquier caso, elijas la manera que elijas, vas a conseguir un estofado delicioso; con mucho sabor y un aroma especiado maravilloso. Puedes acompañarlo de un arrocito tipo basmati o de unas papas sancochadas (cocidas). Si tienes la suerte de que te quede un pizquito para el día siguiente, te aconsejo que prepares una pasta (por ejemplo, unos macarrones tipo tornillos o plumas) y se lo añadas por encima. Vas a relamerte de gusto. 
    Estoy deseando volver a hacerlo. Es una comida consistente, pero delicada por el toque de las especias. Puede ser un plato perfecto para el día a día o un manjar maravilloso para compartir en familia o con los amigos. Su sola presencia en una olla es de por sí un espectáculo muy agradable para los sentidos. No te lo pierdas.

    0 0

    En el post anterior les hablaba de la tormenta que azotó a las Islas Canarias y, hoy, me presento con el anticipo de la hermosa primavera. Porque anda que no se nota ya que la primavera está tocando en la puerta. Estos últimos días hemos estado rozando los 24ºC y ya ves a algunas personas que hacen incursiones en los vestuarios veraniegos. No sé ustedes, pero yo no tengo ninguna gana de que lleguen las temperaturas altas. Detesto el calor. Sí, ya sé que es raro siendo canaria, pero así es. No me gusta el calor y lo digo en voz alta. Soy un poco sofocona y me siento mucho más cómoda cuando hace algo de fresquito. Además, teniendo en cuenta que por razones laborales ando bastante por la calle, los calores rigurosos del estío no me ayudan en absoluto. ¿Y a ustedes...? ¿Les gustan las temperaturas frescas o el calorcito? 
    Las buenas temperaturas de los últimos días nos permitieron pasar un estupendo día al aire libre, compartiéndolo con mis padres. Y, claro, yo llevé un delicioso postre que duró menos que un chupa chup en la puerta de un colegio de primaria. Unos suaves bollitos de avellanas y miel de ágave sirvieron para culminar la comida. Para chuparse los dedos. ¡Que se lo digan a mi padre!
    Llevaba varias semanas con muchas ganas de hacer algún dulcito con este tipo de masa y, aprovechando que comíamos al aire libre, después de trabajar un pizquito en el huerto, la ocasión vino rodada. Nos supo a gloria bendita. 
    - Se trata de unos bollitos deliciosos, amarillitos, suaves, dulcitos pero nada empalagosos.
    - La masa lleva muy poca cantidad de azúcar y lo que realmente los endulza es el delicioso sirope de ágave. El sirope de ágave o la miel de ágave es el jugo o néctar que que se obtiene del ágave, planta crasa que en Canarias llamamos pita. El sirope de ágave tiene un poder edulcorante superior al azúcar comercial, siendo su índice glicémico inferior a ésta, por lo que los diabéticos lo toleran mejor. Es igualmente rico en fructooligosacáridos, sustancias que tienen una función prebiótica, muy positiva para la salud de nuestro intestino. Personalmente me encanta en las infusiones, porque tiene un sabor más fresco y suave que la miel, por lo que distorsiona menos su sabor.
    -  La masa es un poco difícil de trabajar, sobre todo una vez se le añade la mantequilla, por lo que les recomiendo que metan la masa a ratitos en la nevera para que sea un poco más fácil de manejar y amasar.
    - Esta masa les puede servir para hacer las famosas caracolas, con o sin crema. En principio me tentó hacerlas; sin embargo, y finalmente, me incliné por hacer un pastel con posibilidad de sacar porciones individuales de manera sencilla. De ahí estos bollitos.
    Mi amigo Iván, de La cocina de un solitario, lleva semanas presionándome para que presente una receta al concurso de Yolanda. Iván, mi niño, aquí la tienes... Espero que te guste, chiquillo, aunque sé que las avellanas no te terminan de convencer. Con estos bollitos de avellanas y miel de ágave participo en el Concurso "Pasteles, pastas, galletas, merengues, tartas, panes dulces y salados" que organiza Yolanda, de Cocido de Sopa


    0 0
  • 03/14/13--13:05: Pan de naranja en caldero
  • Estos días me siento un poco enojada con todo. No hay una única razón, sino muchas que se amontonan sobre mis hombros y me aplastan contra la realidad. Y la realidad, a menudo, no suele estar pintada de hermosos colores brillantes y, si te la encuentras de frente, te da un coscorrón. Cuando me siento superada por las circunstancias, me recluyo en mí misma, cosa extraña porque suelo ser una persona extrovertida. Rebuscando en mi arca personal, entre enfados e ilusiones, suelo encontrar el coraje para tomar nuevas fuerzas que me permiten seguir caminando en el tortuoso, y a veces indescifrable, sendero de la vida. ¿Y saben qué me ayuda en esas introspecciones personales? Centrarme en pequeños entretenimientos, como mimar mis plantas, fotografiar una florecilla que nace, intrépida, al final del invierno, y amasar... Sí, amasar.
    Amasar desconecta mis frustraciones, que se disipan con el trabajo y el calor que produce el cuerpo. No hay espacio para cábalas mentales. La vida vuelve a aparecer luminosa y esperanzadora ante mis ojos. Cualquier decaimiento previo se derrite por efecto del calor. Algo tan simple como eso. La introspectiva termina con nuevos e ilusionantes clavos a los que agarrarse para lograr continuar la marcha vital. Y esos mecanismos mentales realmente funcionan. No hay nada, por complicado que parezca, que no pueda superar. 

    ¿Qué les ayuda a ustedes a salir de sus momentos de decaimiento? ¿Se adentran hacia sí o prefieren exteriorizar sus emociones y sensaciones? ¿Cómo resuelven esos conflictos? ¿Les ayuda la cocina? ¿Tienen alguna otra actividad que les ayude a superar el enfado, la frustración...? ¿La comparten conmigo?
    ¿Han visto qué aspecto tiene la miga del pan y el extraordinario color de su corteza? Pues no podrían imaginar su aroma, salvo que lo hicieran. Un maravilloso olor a naranja se deslizará por sus casas y las impregnará de un intenso perfume cítrico. Les recomiendo fervientemente que lo hagan, porque, aunque parezca difícil de hacer, no lo es; sólo es algo laborioso y la compensación es inigualable. Es un pan de campo, pero algo sofisticado por ese aroma a naranja, ideal para comer en rebanadas con carnes y embutidos a la brasa.¡Hasta solo con un poco de aceite de oliva virgen extra! 
    Nosotros comimos este riquísimo pan de naranja hecho en caldero con una deliciosa sobrasada a la brasa y un butifarrón negro que pueden ver en la foto inicial. ¡Qué delicia más pecaminosa, por favor! 
    Disfrutamos de una comida sencilla, pero de alimentos de calidad, en medio del campo, en una zona que es un paraje protegido en la Isla de Gran Canaria; rodeados de naturaleza... ¡Y es que la primavera ya despunta! Las florecillas comienzan a verse por doquier y es todo un lujo poderlas admirar mientras una se come una rebanada de pan con un buen trozo de sobrasada a la brasa. ¿No les parece a ustedes...?
    - El pan hecho en caldero tiene un qué sé yo que no es sencillo de explicar, por lo que les invito a hacerlo y probarlo. La humedad que se mantiene dentro del caldero durante toda la cocción facilita un pan de corteza perfecta, crujiente, sin ser dura y que rezuma un aroma que pudiera parecer ahumado. Pero, ya les digo; mejor es que lo prueben. Los mejores panes que hago, la mayoría de las veces, han sido hechos en caldero.
    - Les parecerá que, al ponerle la ralladura de naranja, se acercaría más a ser un pan dulce; pero ya les digo yo que no es así. Es un pan, pan, sin discusión. Pero el aroma... ¡Ayyyyy, ese aroma...!
    - La maravillosa y alveolada miga se debe al amasado con pliegues y a la humedad generada en el caldero. No hay más que eso.
    - Hay quien me ha preguntado que a veces le falta humedad a su masa o le sobra, siguiendo mi receta. La humedad depende de la del ambiente. En mi tierra hay mucha humedad ambiental, por lo que probablemente ustedes tengan que observar su masa y ver si le sobra o le falta agua. Si les está quedando seca, no pongan mucha agua de golpe; vayan poniendo poquito a poco y amasando, porque, una vez se va amasando, se puede ir viendo si le hace falta más o menos agua. Si le sobra humedad después de un rato de amasado, añadan un poco de harina.
    - Sobre el enharinado que se le aprecia al pan... Una vez vaporicé el pan con agua justo antes de meterlo en el horno, le espolvoreé un poco de harina normal por encima. No es necesario, pero queda bonito.
    - Me han preguntado qué es un caldero y me he quedado sorprendida, pues, aunque sé que en la Península la mayoría usa la palabra olla o cazuela, pensé que conocerían el término caldero (olla metálica). ¡Qué gracia me ha hecho! ¡Pero si hasta hay una profesión que es la de calderero! Además, caldero es una palabra antiquísima que designaba incluso al recipiente para darse un baño caliente y, de ahí, caldera, como estructura para dar calor. ¿No se acuerdan de esos enormes calderos colgados sobre el fuego del hogar? En fin, ahí queda...
    Y no dejen de comer pan. No hagan caso a la chorrada de limitar a puras miguitas el consumo de pan. Coman pan, pero olvídense de salsas grasientas y acompañamientos calóricos. Un bocata de jamón o de queso, puede ser la mejor de las comidas. El pan, salvo para los celíacos, es un alimento imprescindible. Energía sin grasas

    ¡Sano y de rechupete!

    0 0

    Pues sí, amig@s... En unos lugares, nieva aún. En otros, llueve a cántaros, hace viento o luce el sol. ¡La primavera ya está aquí! Me resulta gracioso escuchar cómo la gente se asombra ante estas inclemencias meteorológicas, pero, ¿no es igual cada año? En cualquier caso, para celebrar la entrada de esta revoltosilla estación del año, he preparado una deliciosa y sencillísima terrina de pollo.
    Usé un molde de silicona de Pyrex para hacer esta terrina. Se trata de un recipiente de calidad, ideal para este tipo de preparaciones, porque se desmoldan con mucha facilidad.

    Hacía mucho tiempo que cocinaba una terrina y, aprovechando que había hecho una sopa de pollo y verduras y que tenía unos puerros estupendos, me vino a la cabeza esta receta sabrosa y fácil. Y es una comida genial para llevar en tupper al trabajo. O para hacer el día antes. Una receta adaptable a nuestras necesidades de tiempo. 

    Se puede comer tibio, pero, personalmente me gusta mucho más frío. Puedes preparar una salsita ligera de mostaza o, si lo prefieres, un all i oli. Es ideal para comidas informales y acompañado con una ensalada verde o de brotes.

    No teman por el picante, porque, aunque lleva un chile rojo fresco, no pica; sólo tiene sabor y nos aportará algo de alegría.



    0 0

    ¡Hola! ¿Se acuerdan de mí? Espero que no me hayan olvidado después de casi tres semanas sin publicar en el blog. Sí... Ya sé que es mucho tiempo, pero, aunque suene tópico, el trabajo es el trabajo y sus exigencias son preferentes en muchos casos. Aunque, para ser sincera, no sólo ha sido una cuestión de carga de trabajo. Es extraño, pero me he sentido "aplastada", desganada, desmotivada, sin imaginación... Y de esta guisa no puedo escribir; no sería honesto por mi parte compartir esos pensamientos y sentimientos planos con ustedes. Porque ustedes se merecen más.
    Flores de prunus (albaricoque y ciruelo) esperando convertirse en deliciosas y maduras frutas de primavera.

    Pero no sólo de trabajo se alimenta una persona... ¡He estado realizando un maravilloso curso de fotografía! ¡Cuán evidente se ha tornado mi ignorancia en este campo! Yo no soy fotógrafa, ni muchísimo menos, pero creo que sé mirar; aunque me falta muchísimo por recorrer para conseguir unas fotografías que compitan, al menos, con lo que yo imagino en mi cabeza. Poquito a poco espero ir consiguiéndolo, con paciencia, más formación y... ¡una mejor cámara! Ya les iré contando.

    Por lo pronto, les dejo con una receta de arroz que llevaba algún tiempito esperando en la recámara.¡Y hoy es el día! Espero que les guste y puedan prepararla en el calor de sus hogares.
    Aquí tienen un plato sencillísimo, completo y que va a gustar a todos los miembros de la familia. Y si es una comida entre amigos, incluso una informal, tus invitados se chuparán los dedos si acompañas este arroz de una deliciosa ensalada verde con limón.

    Por último, les cuento una noticia, por si ustedes son como yo, de los que no temen a hacer determinadas compras a través de internet. Miren el estupendo juguetito que me han regalado para que mi móvil me sirva bien de gps cuando voy conduciendo. Viene de una tienda online en la que se vende cualquier accesorio para smartphones, móviles, tablets... Los hay para Samsung (incluso accesorios para el nuevo Samsung Galaxy IV), Iphone, HTC, LG, etc. Atienden muy bien, los precios están muy ajustados y los pedidos llegan dentro de los tiempos pactados. 
    Fotografía tomada por mí misma en mi coche. 


    0 0

    Guárdenme el secreto... Es mi primer helado. Bueno, voy a concretar. Es la primera vez que hago helado, a pesar de lo muchísimo que me gusta un buen helado. 
    Estos días estamos pasando mucho calor por las Islas Canarias. Se nos ha echado encima un temporal de calima y tiempo de África que ha elevado las temperaturas una barbaridad. Y, claro, lo que más apetece es algo fresquito. Ello unido a que tenía un montón de fresas muy maduras y que tenía que gastar antes de que el calor las dejase hechas puré, me hizo reflexionar. ¿Y por qué no hago helado? Dicho y, al poco tiempo, hecho. Un delicioso y cremoso helado de nata con trozos de fresas y un fresco aroma de hierbabuena. 
    He visto muchísimas recetas para hacer helado en casa y, aunque muchos de ustedes saben que no soy amiga de la nata como regla general, me pareció una manera fácil de preparar uno de los helados que más me gustan, el de nata con fresas de la Heladería Peña La Vieja, en la Playa de Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria. Evidentemente no es igual, porque yo le he introducido el toque ácido del limón y el frescor adorable de la hierbabuena. Además, yo me he inspirado en la receta de Sandeea, de La receta de la felicidad. Cada vez que he hecho una de sus recetas, ha resultado fabulosa, así que... ¡Gracias Sandeea! Por cierto, ¿han visto a esta chica en el anuncio en el que sale por la T.V.? Guapísima y estupenda.
    Como ven, en esta receta no hay que remover el helado para evitar que cristalice. Al menos yo no lo he hecho y sigue tan estupendo. La materia grasa de la nata y la mermelada de fresas ayudan a que esto no suceda, por lo que tendrán, por un lado, un helado super cremoso y sin nada de hielo y, por otro lado, nada empalagoso, cosa que personalmente agradezco.

    Espero que les haya gustado y que, cuando no tengan mucho tiempo y les apetezca un heladito casero, lo preparen y me cuenten qué les ha parecido.

    0 0

    Hoy, Primero de Mayo, Sano y de Rechupete cumple su cuarto añito y yo, su autora, me siento muy feliz de celebrarlo con ustedes, que me han acompañado en esta travesía sembrada de manjares. Y qué mejor forma de festejar el aniversario que con esta preciosa interfaz recién salida del horno y con un sorteo.
    Estrenamos una imagen nueva, más acorde a Sano y de Rechupete, más natural y más de la tierra; evolucionada hacia donde yo misma evoluciono y maduro. Y en esta nueva imagen "el árbol" es el protagonista. El árbol es un ser que nos ha acompañado desde el inicio de los tiempos de nuestro Planeta y está cargado de simbolismo. El árbol se agarra firmemente a la tierra, de la que se alimenta, a través de sus raíces. Al tiempo, sus ramas se elevan hacia el cielo, animando a sus hojas a inhalar el anhídrido carbónico que se encuentra en el aire y a exhalar el oxígeno que el resto de los seres vivos necesitamos para vivir. Podemos ver al árbol en sentido filosófico (El árbol de la Ciencia, de Pío Baroja), religioso (El árbol del Bien y del Mal, El árbol del Conocimiento o El árbol de la Vida) o ecológico (la pura contemplación de la Amazonia como un patrimonio biológico que deberíamos intentar conservar a toda costa). En todos los casos, el árbol inspira confianza, nos da seguridad y nos aporta equilibrio, como recientemente me ha comentado una amiga. Y eso quiere Sano y de Rechupete; que se sientan cómod@s y confíen en que aquí les daremos alimento del bueno; del que nuestro cuerpo agradecerá sin ninguna duda

    Pero es que, además, la nueva plantilla es más práctica en todos los sentidos. Pueden acudir a las etiquetas y buscar fácilmente las recetas que más les gusten, saber algunas cosillas sobre mí o escribirme para preguntarme lo que quieran (a través del botoncito de FEEDLY, al final de la página a la derecha o entrando en la etiqueta "Autora"). En consecuencia, espero que esta nueva imagen les guste y les haga sentirse como en sus propias casas. Estaré unos días más haciendo retoques e incluso acostumbrándome a lo ordenadito que está todo, pero, si no entienden o no encuentran algo, por favor, pregunten. 

    En otro orden de cosas, algun@s de ustedes me han leído últimamente y saben que he estado algo "congestionada" y saturada. Lo cierto es que he necesitado desconectar algo de este blog y de todos los otros blogs que sigo y leo con asiduidad. Me ha resultado inevitable. Es como cuando nos damos una carrera y notamos que nos falta el aire... Pues así me he sentido. Y si eso pasa, lo normal es que no sigamos corriendo, sino que pararemos y cogeremos resuello para volver a coger ritmo. 

    Y entrando ya al trapo con el sorteo... ¡Es sencillísimo! Fíjate en las bases para la participación:

    • Cualquier persona de cualquier parte del mundo puede participar. Me comprometo a enviar el premio incluso allende los mares, cosa que no es difícil, dado que vivo en una isla casi redonda en medio del Océano Atlántico (mi adorada Gran Canaria) y, cualquier parte del mundo está al otro lado del charco. Así pues, vivas donde vivas vas a tener las mismas probabilidades de ganar un pequeño premio. 
    • Sólo tienes que entrar y comentar en este mismo post, decirme que quieres participar e indicarme tu nombre y tu correo electrónico para que pueda contactar contigo. 
    • Puedes participar desde hoy día 1 hasta el 11 de mayo del 2013 (19:00 horas horario Islas Canarias, London, Meridiano de Greenwich).
    • El premio consistirá en un libro de gastronomía (aún no he terminado de decidir cuál, porque tengo varias y preciosas opciones, pero será un buen libro) y un detalle personalizado para la persona ganadora del sorteo. En cuanto me decida por el libro, actualizaré este post y lo publicaré en mi Facebook, así que permanece atent@.
    • Si quieres llevarte el logo del sorteo a tu blog, a tu muro de Facebook o al lugar que prefieras para anunciarlo y que más gente pueda conocerlo, eres libre de hacerlo y yo te lo agradeceré.
    Espero contar con tu participación, porque tú has colaborado en este proyecto. Sano y de Rechupete ha cumplido 4 años gracias a ti.

    0 0

    No creo que haya persona en el mundo (al menos en este país), a la que no le guste un buen plato de papas con huevos y chorizo. Y si le ponemos pimientos verdes fritos, yo me puedo morir de gusto. Pues bien, he combinado un clásico de la comida rápida española con una buena fritura de tomate. ¡Nos hemos puesto morados!
    Hace dos semanas recolectamos las papas que sembramos hace unos meses. Y, amig@s mí@s... ¡Qué maravillosa cosecha! Imaginen que llegamos a unos 500 kg de papas preciosas, limpias y lisas en una superficie de tierra de unos 140 m2. Es lo que tiene el campo; es muy sacrificado, pero cuando las cosas salen bien, la recompensa te llena el estómago durante meses. ¡Y es tan reconfortante! 

    En los últimos años, y por consejo del propietario del almacén agrícola en el que mis padres se surten para la finca, hemos estado sembrando la variedad galáctica; una papa de piel fina y salpicada de "ojos rosados", con pulpa de color amarilla muy clarita. Las pequeñitas, mientras son papas nuevas, son riquísimas para arrugar. ¡Manjar de dioses! También es deliciosa para sancochar (cocer) y fritas quedan crujientitas por fuera y harinositas por dentro. ¡No hay quién se resista a un plato de buenas papas!
    La papa o solanum tuberosum es una planta solanácea originaria de América y que los españoles llevaron a Europa como una mera curiosidad botánica; de hecho, ni quisieron comerla, ni bautizarla. Sin embargo, los ingleses, siempre tan vivos para todo, pronto la empezaron a cultivar y en menos de un siglo la papa se convirtió en el cultivo más extendido e importante en Europa, pero especialmente en Gran Bretaña e Irlanda, lugares donde este tubérculo salvó a la población más humilde de más de una hambruna, dadas las magníficas propiedades alimenticias que tiene (almidón, agua, proteínas, vitaminas, minerales y poquísimas grasas) y lo poco que necesita para un cultivo efectivo. 

    "Papa" es la palabra original, un préstamo lingüistico del idioma quechua que los españoles adoptaron por mera repetición, pero sin ningún interés en hacerlo propio. Visto el desinterés de la nación que importó este tubérculo desde América, los ingleses se adelantaron y le dieron nombre: "potato", un híbrido de "papa" y "batata" y que, finalmente, adoptaron hasta los propios españoles, llamándolas "patatas", salvo en las Islas Canarias y en una parte de Andalucía. Evidentemente en toda Latinoamérica a este tubérculo se le llama por su nombre original: "papa".
    Esta tarrina rectangular con tapa ha sido un regalo por cortesía de Pyrex. Estupendo como recipiente individual y para servir directamente en la mesa. Admite horno y microondas. ¡Perfecto!




    0 0

    Para que quede claro ante mis lector@s, este post ha sido redactado según el código de confianza C6C (retribución) y voy a hablarles del programa de RTVE "MasterChef" y del queso burgo de Arias, que estoy segura de que tod@s ustedes conocen.


    ¿Alguno de ustedes está viendo el programa MasterChef...? ¿Sí...? ¿No...? Yo tengo que reconocer que no he podido verlo aún y no porque no haya querido, sino porque los últimos martes, a esa hora, no he estado delante de la tele. Ya les digo que llevo una temporadita...; con poco tiempo disponible para sentarme a ver algún programa interesante en la televisión. Sin embargo, tengo un amigo que me cuenta al día siguiente cómo se ha desarrollado el último programa de MasterChef, las cosas que cocinan y cómo les ha ido a los participantes. ¿Y qué les ha parecido la prueba de equipos del último programa en la que el reto al que se enfrentan los participantes es crear una receta con queso burgo de Arias? Yo les invito a que PINCHEN AQUÍ y vean la prueba, que se desarrolla en Burgos, capital española de la gastronomía 2.013, porque no tiene desperdicio. No les cuento cómo terminó; es preferible que se lleven ustedes mismo la sorpresa.

    ¿Pudieron ver la receta ganadora? ¿Qué les pareció a ustedes? Yo creo que es sencilla, pero efectiva. Es lo que sucede cuando empleas ingredientes al alcance de todos, fáciles de cocinar y que gustan a todo el mundo. A mí, personalmente, me encanta combinar el queso con frutas frescas o incluso conservas. Con membrillo o dulce de guayaba me chifla. 
    La receta sobre estas líneas no es mía; tampoco la foto.

    En casa nos gustan las cenas ligeras, pero completas y, forzosamente sabrosas; por eso, cuando me ofrecieron acometer este post, rápidamente pensé en nuestra cena preferida del día a día: un delicioso y crujiente sanwich de queso burgo de Arias, con una rueda de manzana, lechuga, tiras de surimi y un ligero toque de mostaza, que siempre queda genial con la manzana y el queso fresco.
    INGREDIENTES: pan de sanwich integral, queso burgo de Arias (en mi caso, 0% grasas y del tipo lingote), surimi cortado en tiras, manzana pelada y cortadas en ruedas, lechuga batavia y mostaza fuerte.

    ELABORACIÓN: untar el pan con mostaza, colocar unos trozos de queso burgo de Arias, una rueda de manzana, las tiras de surimi, la lechuga y tapar con la otra loncha de pan. ¡Y a comer!

    Si te pasó como a mí y no pudiste ver el programa nº 5 de "MasterChef", PINCHA AQUÍ y verás el programa al completo. Es muy entretenido. Ponlo a pantalla completa en tu ordenador y disfruta este programa de principio a fin.

    Puedes ver más recetas a realizar con queso burgo de Arias, recetas como éstas...


    0 0

    ¡¡¡¡¡¡Muchísimas felicidades Lolah!!!!!!

    Espero que te guste el libro que ha resultado elegido por votación en mi muro de Facebook: Recetas básicas de chocolate. 80 recetas ilustradas paso a paso de Escuela de cocina. Yo creo que es un buen libro, muy minimalista en el estilo de sus fotografías y con unos paso a paso estupendos. Ojalá lo disfrutes al máximo y puedas deleitarnos con alguna de sus recetas.

    En cuanto puedas, contacta conmigo en el email que figura en la columna derecha del blog. Me facilitas tus datos personales y postales completos para hacerte llegar el libro y el detalle personalizado prometido. Tardaré unos días en pensar y hacerme con ese detalle, pero me lo sabrás disculpar, ¿verdad?

    Por último, agradecer la participación y la colaboración para elegir el libro. ¡Estuvo reñido entre el de Cocina Italiana y el del chocolate...! Muchísimas gracias a todos y todas. 

    Feliz fin de semana. Muchos besos.

    0 0

    Después de muchos años, creo que he encontrado esa receta de bizcocho o queque, que es como lo llamamos en mi tierra, que siempre queda perfecta. Al menos para mi gusto y el de quienes me rodean. Fíjense en las caras de felicidad y disfrute de las últimas personas que lo han podido degustar...
    Se trata de un bizcocho muy esponjoso y ligero; con un delicado sabor a limón y con una corteza que tiene un punto crujiente que, personalmente, es lo que más me gusta. Puede llevar una cobertura sencilla, pero no es necesaria porque está riquísimo sin nada por encima. Se hace con pocos ingredientes y,  una vez  asimilas el proceso, puedes hacer muchas otras variedades de este mismo bizcocho: de cacao, con frutos secos, de vainilla... Les puedo asegurar que, si siguen el proceso e intentan comprender bien cómo se distribuye el calor en sus hornos, lograrán un bizcocho siempre delicioso y que a todo el mundo encantará.

    Con las cantidades que les voy a dar sale un queque alto y con una bonita forma redondeada. Para que les quede alto es importante que usen recipientes rígidos, bien metálicos, bien de cerámica. Los bizcochos no quedan tan bien en silicona como en recipientes rígidos, porque, al crecer con el calor del horno, si el molde es blando, la masa empuja los lados y en vez de crecer hacia arriba, pierde parte de su impulso yéndose hacia los lados. Además, la corteza tampoco queda tan buena y crujiente en un recipiente de silicona.


    0 0

    ¿Recuerdan que hace unos días les hablé del programa MasterChef de RTVE y de cómo los concursantes tuvieron que utilizar queso Burgo de Arias en la prueba por equipos? Ambos equipos realizaron recetas sencillas y resultonas que pueden ver en el video de dicha prueba, aunque, igualmente, les recomiendo las deliciosas y frescas recetas de la web y mi estupendo sanwich. Recetas ideales para el verano y para mantener la línea. ¡No se las pierdan!

    Hace tiempo que quería enseñarles estas fotos que tomé en Menorca en el mes de febrero... ¡Me chiflan las fotos de bicicletas! ¿Y a ustedes...? ¿Qué objeto, paisaje o ser vivo les encanta fotografiar...? ¿Los mostramos en FACEBOOK? Podríamos usar el siguiente título para reconocer el tema: "Me encanta fotografiar..." ¡Empiezo yo!Me encanta fotografiar BICICLETAS.


    0 0

    YO A-DO-RO LA PASTA + MARC A-DO-RA LA PASTA = PLATO DE PASTA SEMANAL, baratito y saludable. 
    No me digas que no se te hace agua la boca. A nosotros nos chifla un buen plato de pasta, humeante, con sus verduritas y sus especias y siempre, siempre, siempre... ¡al dente! Detestamos unos macarrones blanduchos, unos spaghetti que se deshagan en la boca... No, no, no... La pasta con su interior durito, que significa que, aparte de mejor sabor, los hidratos de la misma no se almacenará tan fácilmente en forma de glúcidos y tendrán más fibra beneficiosa para nuestro tracto digestivo. 
    Ya sé que es más fácil cocer pasta y añadirle un bote de salsa de tomate industrial... Que sí, que lo sé y no es malo recurrir en contadas ocasiones a las salsas industriales. Pero, ¿qué he tardado en preparar esta delicia saludable y nada pesada? Menos de 15 minutos. ¿Y cuánto me ha costado...? No creo que llegue a 1€ por ración. Si esto no es una receta anticrisis para ayudarnos a subir la cuesta de enero que llevamos viviendo desde hace unos cinco años, no sé cuál puede serlo.
    Abandona las salsas industriales, las natas y las salsas pesadas y llenas de calorías. Pásate a los platos de pasta con ligeras y crujientes verduras, llenos de vida, aroma y color y que se comportan como una inyección de salud para tu cuerpo. 

    Con esta receta de pasta con verduras y anchoas participo en el concurso "Con las Zarpas en la pasta" que organiza Paula para celebrar el 4º aniversario de su blog Con las zarpas en la masa. Anímate y participa, porque la patrocinan la tienda on line Homenaje a la cocina y la editorial Blume, que personalmente me encanta, por sus recetas sencillas, sus fotos modernas, su formato bolsillo y, como no, su estupendo precio.
    Venga, amig@s, pónganse con las zarpas en la masa a preparar platos estupendos y saludables de pasta para todos los de la casa.

    0 0

    Por si en su momento no pudieron, les muestro el video del programa MasterChef en el que los concursantes tuvieron que enfrentarse al reto de realizar una receta con Burgo de Arias. Estos quesitos suaves y deliciosos tienen muchas posibilidades, tal y como pueden ver en mi sanwich de queso Bugo de Arias con manzana y mostaza y en las numerosas recetas que pueden hallar en Facebook

    Hacía tiempo que no subía un pan al blog y no porque no esté haciendo pan, que lo hago a menudo, sino simplemente porque los panes que he estado haciendo son sencillos o ya he subido sus recetas al blog. Así pues, evito repetirme. No obstante, este pan de molde con malta y semillas puede tener interés para quienes somos panarras.

    ¿Y te preguntarás qué tiene de especial este pan...? Primero que nada, es un pan de los buenos con cuerpo de pan de molde y hecho en relativamente poco tiempo. Segundo, es un pan de sabor fino, pero "malteado", por lo que tiene cierto aire de "integral". Tercero, su duración en buen estado es de unos 3 días; luego, endurece un poco, pero nada que la tostadora no solucione. En cuarto lugar, la masa se mete en el horno sin precalentar. Por último, la miga consistente, pero muy tierna y la corteza muy agradable de comer.
    INGREDIENTES:
    - 500 g de harina de fuerza
    - 25 g de germen de trigo
    - 1 cucharada sopera (rasa) de malta tostada
    - 300 ml de agua a temperatura ambiente
    - 6 g de levadura seca
    - 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
    - 6 g de sal marina fina
    - pipas de girasol

    ELABORACIÓN:

    1º) Mezclar el agua con la levadura y dejar que ésta actúe 5-6 minutos. Incorporar la malta en el último momento y batir para mezclar bien.
    2º) Mezclar la harina, la sal, el aceite y el agua con la levadura. Mezclar hasta homogeneizar los ingredientes y amasar unos 5 minutos. Dejar reposar la masa tapada con un paño húmedo durante unos 7-8 minutos para que genere el gluten y se vuelva lisa y elástica. Volver a amasar otros 5 minutos. 
    3º) Echar las semillas de girasol sobre la superficie de trabajo y rebozar la masa con ellas, dándole la forma alargada típica del pan de molde. 
    4º) Con cuidado, coger la masa y meterla en un molde alargado y, a ser posible, desmoldable. Taparla con un paño húmedo y dejarla levar en un sitio cálido y seco hasta que alcance algo más del doble de su volumen. En mi caso, en 75 minutos la masa estaba perfecta para meter al horno.
    5º) Meter la masa en el horno sin precalentar. La temperatura que marcaremos será de 200ºC con calor arriba y abajo y el tiempo, 35-40 minutos. A los 20 minutos, bajar a 190ºC. Cuando llevemos 25 minutos y el pan tenga un tono dorado clarito, conectar el ventilador hasta que termine de hornearse.
    6º) Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla. 
    7º) Guardar el pan envolviéndolo en un paño de algodón o lino. 

    0 0
  • 05/30/13--15:02: Mermelada de albaricoque
  • ¡Llegó la temporada de los albaricoques! Adoro los albaricoques. De niña, la mermelada de albaricoques era mi preferida. Al hacerme mayor (¡qué expresión más extraña!), fui sustituyendo la dulce acidez del albaricoque por el amargo dulzor de la mermelada de naranja. No obstante, la mermelada de albaricoque sigue gustándome mucho, especialmente si es casera como ésta que les muestro, cien por cien fruta de la finca de mis padres, azúcar y una pizca de vainilla. Y totalmente libre de químicos. ¡Que se lo digan a los pajarillos revoltosos que se ponen las botas picoteando sin parar nuestra deliciosa fruta!
    La mermelada de albaricoque no sólo sirve para mejorar una buena rebanada de pan. Me resulta delicioso disfrutar un solomillo de cerdo, incluso de ternera, con un par de cucharadas de esta mermelada. Sencillamente sublime. Y a ustedes... ¿Les gustan las carnes con salsas de frutas?





    0 0

    Estos últimos días he estado bastante panarra, cosa que me encanta para relajarme y desahogarme. Amasar libera tensiones y me deja como una rosa. Y luego, cuando el resultado sale del horno... ¡Qué gusto más grande!
    El proceso del pan, al menos en mi caso, comienza con libros monotemáticos por el suelo, sobre la mesa, en la cama, sobre el sofá... Luego no hago nada de lo que veo, pero lo disfruto y aprendo un montonazo. En esta ocasión me apetecía hacer un pan para desayunar, por lo que me decanté por el centeno.

    El centeno es un cereal especialmente cultivado en Europa del norte y del este, donde los panes de centeno son mucho más comunes que en nuestro país. Mientras en España y Francia nos decantamos por panes blancos y de harinas excesivamente refinadas, en Suecia y Alemania, por poner un ejemplo, prefieren el pan negro o pumpernickel. Una pena, porque la harina de centeno tiene un menor contenido en gluten que la de trigo y mucha más fibra, lo que hace que este pan esté indicado para quienes sufren de estreñimiento, de diabetes y de colesterol alto.  


    El pan que yo he preparado no es un pan negro, sino oscuro... No es un pan 100% harina de centeno, sino que es un 50% harina de trigo (de fuerza) y 50% harina de centeno, aderezado con matalahúva, ingrediente muy común en los panes de las Islas Canarias. Quizás porque el anís (matalahúva) ayuda a disipar los gases y ya sabemos que las harinas en general lo producen, especialmente si el proceso de levado ha sido demasiado rápido. 

    Este pan de centeno con matalahúva se come muy bien. Es ideal para desayunar con jamón, con una buena mermelada casera o con un chorreón de aceite de oliva virgen extra y unas ruedas de tomates con sal. Si prefieres hacerte un sandwich, se presta a ello estupendamente... 
    Si te preocupa que el pan se ponga duro, haz como yo. Lo he cortado en rebanadas relativamente finas, las he metido esparcidas en una bolsa y las he llevado al congelador. Cuando me levanto por la mañana, saco un par de rebanadas de pan y, mientras me ducho, se descongelan un poco; luego a la tostadora y...¡listo!¡Como pan recién hecho!

    Les deseo una estupenda y productiva primera semana de junio. ¡Sean felices!

    0 0

    Me encanta Jamie Oliver. Es de los pocos cocineros que me lo hacen pasar bien mientras veo sus magníficos, divertidos, espontáneos y frescos programas de cocina. Porque, aparte de las recetas maravillosas y llenas de fusión que prepara con su peculiar estilo, sus programas son un show televisivo en todos los sentidos. Jamie Oliver, y su cocina, te pueden gustar más o menos, pero los programas están estupendamente realizados. No como los cutres programas españoles realizados en aburridos estudios, con luz artificial, cocinas en las que nadie cocina nada y con cocineros y cocineras que miran a la cámara más tiesos que un palo de escoba. ¿Qué me dicen de ésos que no hacen más que decir tonterías o se nos aparecen con sombreritos absurdos o broches de colorines que pretenden hacer mucha gracia y lo único que provocan es una carcajada estruendosa por patéticos? Tengo atravesados a dos o tres... No puedo evitarlo. Hay alguno que está continuamente soltando unas risitas falsas y estúpidas y a mí me dan ganas de soltarle dos mamporros a ver si se le pasa la bobería. 
    Y sí... Hoy estoy enfadada. Mosqueada. Molesta. Cabreada. Enfurruñada... Ha habido un cambio potente en la estructura de la oficina a la que estoy adscrita (ya saben que soy autónoma) y me va a llevar unos días asimilarlo. Además, vuelvo a estar fastidiada de la garganta y, en fin... Así que discúlpenme la mala baba que voy a tener en los próximos posts. 

    Pero volviendo a los programas de cocina españoles... ¡No me digan que no son malos! En España tendremos la crème de la crème de la cocina mundial, pero...¡cuánto tenemos aún que aprender sobre cámaras! Esos decorados huecos en los que sólo se hace propaganda de marcas de electrodomésticos, de un gran comercio o de una marca de aceite. Cuidado, no tengo nada contra la publicidad, pero es que parece que el programa se hace exclusivamente para que se vea tal o cual frigorífico.  Horrendos; me parecen programas petardos. ¿Para cuándo un programa con luz natural y bien filmado? No pretendo yo (¡válgame el cielo!) que tengamos a una preciosa y sensual Lorraine Pascal. No, no, no... Menos aún a la estupendísima australiana Donna Hay... Nos tendremos que conformar con una tal Samantha. Me plantearé emigrar o, como dice nuestro perspicaz gobierno, practicar la movilidad laboral, con tal de perder de vista a nuestros cocineros "simpatiquísimos" de la tele.

    Una petición: ¿me cuentan ustedes cuáles son sus cocineros televisivos más odiados menos apreciados? 
    Esta pasta se la vi a hacer a Jamie Oliver el domingo pasado; en directo, no... En la TV. ;) Se trata de una pasta sencillísima, pero llena de un sabor realmente maravilloso, delicado y fresco. Sólo me faltó añadir un chile rojo fresco; no tenía y opté por una guindilla seca, pero estoy segura de que mejoraría sustancialmente con un chile fresco. Si les gusta la pasta sencilla, sin mucho salserío, ésta es una de esas recetas que les dejarán con ganas de repetir.

    Besitos y feliz fin de semana a todos.


    0 0
  • 06/09/13--11:57: Papas bravuconas
  • ¿A quién no le gustan las papas bravas con ese picantillo tan agradable? Es una de las tapas españolas más emblemáticas y presente en la mayoría de los bares de nuestro país. Pues bien; yo he optado por hacer una versión personalizada basada en una receta que encontré en uno de mis libritos de recetas favorito: Patatas y verduras de la Editorial Parragón.
    Estas papas son muy fáciles de hacer y tan deliciosas que, si las prueban, no tendrán más remedio que volver a hacerlas y darlas a probar a sus amigos e invitados. Pueden servir como picoteo o como estupenda guarnición de carnes y pescados. Pueden comerse calientes y humeantes, tibia o incluso frías. Ustedes deciden. Háganme caso y prueben estas papas bravuconas. 
    En esta ocasión, las papas bravuconas han formado parte de un menú informal, pero sano y delicioso. Una ensalada de espinacas, tomate y queso feta, aderezada con limón, aceite y sal, aporta el punto fresco a estas papas traviesillas y unas lascas de atún en aceite (y totalmente casero) completan este menú saludable, brindándonos unas riquísimas proteínas. 

    Puedes preparar estas papas para una comida al aire libre, pues frías están riquísimas. En una barbacoa hará las delicias de tus invitados y, si las sirves en pequeños cuencos estratégicamente distribuidos en las mesas y rodeados de ensaladas de distintos ingredientes, harás que nadie quiera separarse de esas mesas. Ni siquiera los más pequeños...

    Estas papas bravuconas son una tentación, pero sana y de rechupete. ¿Sigues resistiéndote a probarlas?

older | 1 | (Page 2) | 3 | 4 | .... | 7 | newer